La banda de Josh Homme desde sus primeros trabajos en estudio quiso dejar claro que el rock va a la par con el descontrol y lujuria de los sensuales riffs. Una descompostura explícita, y que se detiene en ocasiones para bajar los decibeles, para someterse al cariño y suavidad.

La instrumental cimenta el camino hacía el éxtasis, pero si no fuera por los innuendos sexuales y atrevidas letras del cantante Homme, estas realmente se percibirían de otra manera. Por eso hoy destacaremos algunas de las canciones que más veces nos tratan de sacar ese lado sexy y jugado.

Está bien aclarar que también resaltaremos las influencias de las drogas, ácidos y todo tipo de sustancia que implique un tema.

Regular John

Desde la provocativa portada hasta su contexto, el disco homónimo (1998) retrata descuidos y vicios que son comunes en las calles. Tal vez más centrado en lugares más corruptos o superficiales como Los Angeles, en donde la distorsión es parte de la vida diaria de la ciudad. Regular John nos mete en primera persona, en donde un tipo observa una pared con un número telefónico, insinuando más adelante que era el de una prostituta prestando sus servicios en lugares públicos. La desesperación del tipo se incrementa cuando entre llamadas ella no le contesta, relatando como consigue su objetivo.

Esto termina en el simple acto sexual, para decir en casi primer plano como le da instrucciones para el próximo paso. El de abrir su habitación, y simplemente pagar esta compañía solicitada. Suena más crudo, pero la interpretación puede aludir a una ex novia o algo por el estilo, esto al pesado ritmo de la guitarra y los efectos que nos proyectan la búsqueda hacía la chica.

Feel Good Hit of the Summer

La adrenalina ocasionada por las mezclas insanas de narcóticos, éxtasis y alcohol. Con la dosis eufórica de cocaína, así de exagerado y explosivo suena “Feel Good Hit of The Summer“. Un resumen de solo dos lineas, que al parecer se esfuman rápido, pero sin demorarse mucho en aparecer de nuevo. La letra es simple y corta, dejando de lado las interpretaciones o complejidades, mientras la música va ocasionando más ruido, los versos empiezan a sumar potencia para finalizar con un acople de fondo.

Es ahí cuando la fiesta termina, la realidad de manera irrespetuosa te cachetea hasta más no poder, y tu pierdes noción de tiempo. Eso dentro de la fórmula QOTSA, es vivencia hecha música en todo su sentido y cognición. Y es sabido que Josh y compañía han pasado por estas locuras en los post conciertos o en celebraciones entre bandas hermanas. La condena de muerte viciosa que causa el rock and roll, y que a la mayoría le pasa la cuenta.

Make It Wit Chu

Cuando alguien te gusta, a veces no tienes idea de còmo decírselo. O al menos si es por cosa de ligar o llegar lejos, los nervios e inseguridad te comen vivo, pero en el acto asegurado, cariñoso y romántico, con seguridad y convicción, tal vez puedas tener la mejor noche de todas. Tiene sentido al menos para alguien como Josh, que si bien es adepto a la actitud de la guitarra y la velocidad, de vez en cuando se las manda con composiciones fluidas, en donde un susurro puede descubrir más sensaciones que un ruidoso power chord, o grito.

Make It Wit Chu nunca falla en todo lo descrito, y es que uno para de pensar en los momentos que podrían crear al tratar de seducir a alguien. Si bien el amor es algo subjetivo y que tiene diferentes formas y estilos, Queens Of The Stone Age no se cierran a otros géneros o sonidos para causar esto.

Little Sister

Sin enredos en el intento y con las intenciones claras desde el primer instante. Estar desde tu habitación o estar inmerso en las oníricas posibilidades de una persona en busca de acecho, Little Sister aparte de ser dinámica y contagiosa, cuenta con esta declaración de amor intenso. Ese pensamiento que muchos han tenido de presenciar alguna mujer soñada frente su ventana, y tener una lista de ideas eterna.

Mientras el riff marca paso a paso el acercamiento rebelde y creativo, es interesante pensar que este tipo que le recita sus deseos a esta persona, está al tanto de alguna mala relación o tipo de maltrato que puede estar presenciando. Empatía y preocupación también están presentes en cierta medida. Sujeto a varios hilos conductores que pueden calzar con la realidad de este tema.

Go With The Flow

Hay que estar dispuestos a soltar la imaginación que las palabras de la canción con el video hacen más fácil la comprensión. Una carretera turbia en donde una mujer gigante está poseída por el placer, mientras uno de los vehículos con la banda encima tocando es perseguida por entes oscuros. Esto para entorpecer la llegada a la meta, y caer en el intento.

No diré más, debería ser de una fácil comparación, y llena de guiños sexuales notorios y extremos. Así queda como una de las piezas que representa en totalidad la propuesta del grupo.

Prontos a venir a Chile, el sonido en vivo será estruendoso y potente, con un disco (Villains) el cual ha cosechado críticas mixtas, pero que ha dado paliza en vivo. Queda menos para que sea 21 de febrero en el Movistar Arena.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here