Muchos esperábamos la llegada de Rancid a Chile, banda que se consolida como estandarte de la segunda oleada del Punk y Ska californiano. Es por esto que generó gran sorpresa y controversia el anunció de que serían parte de Lineup del Lollapalooza 2017 y no en un escenario propiamente “punk”. Esta situación trajo diversas opiniones al respecto y se dejaron ver los infaltables memes en redes sociales, aludiendo a la categoría del evento y al público tan variado que asiste a estos festivales.

Pasado las 7 de la tarde del 1 de abril, el escenario VTR Stage estaba preparado para recibir el debut del cuarteto en nuestro país y frente a un público expectante, Tim Armstrong (guitarra) comenzaba con los primeros riffs de “Radio” mientras que Lars Frederiksen (guitarra), Matt Freeman (bajo) y Branden Steineckert (batería) se preparaban para demostrar en pocos segundos que 25 años de espera no fueron en vano.

La gran potencia y energía de la banda se dejó sentir, demostrando que no estaban aquí para cumplir un contrato como lo hacen algunos artistas que carecen de carisma y conexión al momento de presentarse en los festivales. Rancid no venía a eso y lo dejaron en claro, dieron todo lo que un fanático podría pedir, “Roots Radicals” “Maxwell Murder” “Last One to Die” o “Salvation” fueron parte del setlist logrando generar entusiasmo en todos aquellos que fueron especialmente a verlos, pero también los que por curiosidad y sin conocer tanto a quienes tenían en frente esperaban un buen show.

La interacción con el público fue constante, Tim Armstrong dialogaba en cada pausa y se tomó la libertad de dejar su guitarra de lado y bajar con pedestal y micrófono hasta la barricada para cantar junto al público. Caso curioso también sucedió antes de comenzar con “I Wanna Riot” cuando Lars Frederiksen busco respuesta del público y grito “Ohhh, yeah… I wanna?” esperando que un gran coro en masa respondiera “Riot” situación que al parecer no se entendió del todo y a lo que el público respondía con la misma pregunta.

Repasando un repertorio desde su debut homónimo de 1993 hasta a su último disco …Honor Is All We Know (2014), Rancid demostraba que la esencia sigue intacta, a pesar del notorio paso de los años y con un estilo más recatado, siguen con la misma energía que los vimos en cada videoclip, entregando al público un show que no pudo decepcionar a nadie acompañado de una puesta en escena que invitaba a unirse a la fiesta y generando un pogo de esos que pocas veces se puede ver en Lollapalooza. Cabe destacar el buen sonido que acompañaba a los californianos, la solidez y química entre ellos al momento de pararse frente a miles de personas. “Time Bomb” y “Ruby Soho” fueron las canciones que cerraron y dejaron contentos al público, que a pesar de no ser el mejor para un concierto de este estilo, estuvo al nivel de un festival de esta categoría.

Rancid cumplió con lo prometido, pero nos deja un pequeño vacío al no sumar un sideshow, situación que si se dio en Lollapalooza Argentina, donde también fueron parte del lineup y sumaron un concierto previo en el Teatro Flores. Hubiese sido la ocasión perfecta para que las crestas y chaquetas remachadas fueran parte del paisaje y así saldando su deuda con creces a los que por nada del mundo pisarían un evento de esta envergadura, pero fielmente han seguido a la banda desde sus primeros discos.

Solo queda esperar que no pasen la misma cantidad de años para que una de las leyendas del punk pueda volver a nuestro país sin dejar afuera a todos los que los unieron a la banda sonora de su vida.

Setlist:

Radio
Roots Radicals
Journey to the End of the East Bay
Maxwell Murder
The 11th Hour
East Bay Night
Last One to Die
Dead Bodies
Salvation
Bloodclot
I Wanna Riot
Old Friend
St. Mary
Tenderloin
Olympia WA.
Honor Is All We Know
It’s Quite Alright
Fall Back Down
Time Bomb
Ruby Soho

Mira el show conpleto de Rancid en Lollapalooza 2017

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here